Subscribe:

7 de mayo de 2009

Cada día

Es una nueva aventura. Suena horrible el cliché pero no deja de ser verdad. Incluso para aquellos sumidos en la depresión más profunda. Ya no estoy ahí, menos mal desde hace tiempo y espero no volver.
Sin embargo, hay quienes viven sumidos en un mar espeso de desesperanza. Quisiera poder transmitirles algo de mi experiencia, porque todo es cíclico y todo puede cambiar. Sé, sin embargo que no puedo hacerle ver eso a nadie depresivo, porque cuando uno sufre verdaderamente ese estado, no hay quien nos saque de nuestra repugnante fatalidad de humano sin norte ni destino, sin pasado y sin esperanzas.
Pero todos los que hemos sufrido ese horrendo estado, deseamos con desesperación poder salir del hoyo, arrancar y volver a ser feliz, como intuimos que un día fuimos.
Si alguien me lee y está en tal predicamento, escúchenme un par de consejos: déjense llevar por los consejos bien intencionados y HÁGANSE VER, MIERDA, PORQUE NO HAY NADA IMPOSIBLE EN ESTOS DÍAS. HÁGANSE VER Y DÉJENSE ESCUCHAR LOS MUY CSM, no se autoflagelen ni se victimicen más allá de la cuenta. Reconozcan sus estados, sus fortalezas y debilidades, para que se las cuenten a un loquero de confianza y ellos decidan por ustedes, porque ya no están capacitados de ninguna decisión, salvo la de darse la oportunidad de, al menos permitirse soñar con una poquita felicidad.
Tampoco es la solución de sus vidas, es apenas el aporte necesario para nivelarse a los demás que parecen tener toda esa fuerza y las ganas que a nosotros nos faltan.
He dicho.

10 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. Mmmm... claro, es que no hay otra alternativa más que ir al psiquiatra y contar la verdad y dejarse medicar y estabilizar y comenzar de a poco a retomar las cosas que nos hacían feliz. Pero por otro lado, no sé... el estar depresivo no es del todo malo, porque victimizarse tiene su ganancia secundaria, como toda ganancia que acarrea un trastorno o enfermedad y que hace más difícil salir de ahí.

    La gracia está en comprar el bono, o pagar lo que vale un psiquiatra y luego conseguirse la plata para los medicamentos, luego tomarlos, luego empezar a hacer cosas y si le sumamos a todo esto una amiga que nos recomiende a una psiquiatra, que nos acompañe a la consulta y nos espere, que luego nos invite a tomar cafe a su oficina, y que hable con uno todas las noches (casi), entonces pareciera como si las piedras del camino fueran desapareciendo y en su lugar comenzaran a crecer flores.

    Un beso, linda.

    ResponderEliminar
  2. Es que pa'trás no cunde, dicen.
    Y los amigos, claro, indispensables, te escuchan, te hablan desde el corazón o te hablan puras weás que te distienden. Y es que reírse es muy entretenido, pos.

    ResponderEliminar
  3. La felicidad es más austera de lo que creemos.
    un beso,geme.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hay que atreverse a abrir la ventana, dejar entrar el nuevo aire, sacudir las malas ondas y salir a disfrutar esta vida, con todas sus cosas buenas y malas, poner nuestras escasas fuerzas que nos quedan, hay cosas más difíciles que enfrentar en la vida...

    Vamos que se puede…Aunque es más fácil decirlo que hacerlo y creerlo...

    Recuerda que la cuerda esta siempre a la espera de que alguien tire de ella...

    Simplemente pasó a paso, día a día

    ResponderEliminar
  6. Kany: pero claro, la felicidad para mi ya solo radica en sentirme tranquila (V/S la angustia desatada). Ahora, si ocurren cosas especialmente felices, serán también muy bienvenidas.

    Simplmente: Creo que hay cuerdas invisibles que se tiran con solo escribir y yo las tomo todas pero es que todas. Como siempre, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  7. Querida Fulerita:
    Espero que estés saliendo de la depre. Yo como escribí alguna vez por ahi, también la sufrí. NADA existía. Creo que sólo respiraba, era incapaz de sentir nada. Miraba la pared y de cuando en cuando unas lágrimas me caían pero no eran por tristeza, era simplemente como irse derritiendo para desaparecer hasta no ser NADA.

    Me salvó mi Psiquiatra por quien rezo constantemente.

    ResponderEliminar
  8. Vicho: la depre va conimgo a todas partes. Diría que es mi más fiel compañera pero por ahora, al menos, está medianamente controlada y eso me tiene feliz, así como tu link. Muchas gracias por eso.
    Cariños muchos

    ResponderEliminar
  9. ¡Has dicho bien!
    ¡Felicidades!
    ;-)

    ResponderEliminar
  10. Pará Adumá: Muchas gracias por escribirme. Iré a devolver tu amable visita.
    Pero mientras tanto me asalta una duda: ¿Qué significa tu nombre? Claro, siempre y cuando se pueda saber

    ResponderEliminar

¿y Boston?