Subscribe:

9 de diciembre de 2008

Pensando en morir

Antes que todo, esto no es para que nadie venga y me hable del valor de la vida, ni me proporcione (o trate de) ánimos.
Simplemente es una idea perpetua en mi mente. No quiero llegar a vieja sintiéndome así. Quiero, como dice el dicho, a mi mamá. Quiero alguien incondicional. Que me apoye, que sea mi soporte. No quiero tener que permanecer muda para ahorrarme retos e incomprensiones. Nadie lo será y a nadie se lo debiera pedir, porque es demasiado pedir.
Sentirme bien es grandioso y es aislado. Sentirme como las weas es la tónica de mi vida y estoy cabreada de los vaivenes, de que me miren con pena o rabia.
Quiero a mi mamá, para acurrucarme en su regazo y sentir, después de tantos años, su mano sobre mi cabeza, para sentirme acogida, aunque ande por los suelos, para sentirme querida a pesar de mis pesares. Para no tener que vivir temiendo el abandono.

Quisiera poder ver (como siempre me repetía alguien cuya amistad se esfumó) el vaso medio lleno, para no ahogarme en ese mismo vaso de agua.

Quisiera morir esta noche. Ojalá hubiese lluvia y un fuerte viento que me congelara más allá de lo que ya estoy, dormirme bajo el frío y no despertar.

Quisiera que nadie me preocupara y morir tranquila.

Hoy solo estoy pensando en morir.

14 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. No opino con mi nombre de blog porque no recuerdo en qué cuenta de gmail está. Pero está por ahí, casi tan congelado como tu post.

    Querida Fule, quiero estar presente en tu blog.

    Y quisiera estar presente en la vida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Somos dos, tal vez 3, 10 ó 35 ó más los que tenemos albergada esa idea en nuestra cabeza, por alguna razón inexplicable la vida a veces nos trata con indiferencia, con extrañeza, no cabemos ni aquí ni allá en mas de alguna oportunidad...Todos necesitamos que nos mimen más seguido en nuestro caminar, que las personas que queremos estén siempre presente aunque no valgamos un peso un día y si vales 100 que también estén allí, si decides mirar el vaso y este se encuentra vació, lleno o por la mitad, no te preocupes que siempre moriremos tranquilos sin preocupaciones y en PAZ, eso te lo firmo si quieres...
    (cuando llegue el día quiero acompañarte... si quieres)

    Y ya sabes que seguiré por aquí sin cuestionar lo incuestionable en cada uno de nosotros….

    ResponderEliminar
  3. Tol: pero escríbeme que sea o mándame tu cel...no sé, lo que sea ¿bueno?

    Anónimo: muchísimas gracias por tu comprensión. Solo te pediría un mínimo favor: ¿Te podrías identificar? Ya sospecho quien eres pero también podrías ser alguien más que solía conocer y odiaría equivocarme.
    Cariños a ambas.

    ResponderEliminar
  4. Simplemente ya sabes quien soy, es que en estos días trato de desaparecer un poco nada más que eso...ya nos tomaremos un Cafe Helado y conversaremos de la VIDA...

    El Anonimo

    ResponderEliminar
  5. ahora sí, pos. Ahora ya sé. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  6. Entiendo...pero agregarìa algo...a veces no solo se trata de pensar en morir, a veces se trata de pensar en como vivir, como dejar de sobrevivir para dar paso al vivir...rara sensación, pero potente igual.besos

    ResponderEliminar
  7. tienes razón y es que sobrevivir así nada más es de lo más dificultoso que hay

    ResponderEliminar
  8. ¿No dicen que "la vida es bella"? mejor no me imagino si fuera fea. En fin, cada ves que dormimos tenemos una pequeña muerte, como un ensayo. Hay otra cosa que le llaman "pequeña muerte" pero yo no le encuentro ningún parecido. Bah, ¡ánimo y valor Fulita! si para sufrir nacomos.

    ResponderEliminar
  9. Tom: es que debo reconocer que el ensayo nocturno me apetece demasiado. Ya no duermo en exceso (solía hacerlo) pero creo que siempre me gustará esa canción de Emanuel (¿o Hernaldo?) que decía: "quiero dormir cansado y no despertar jamás".

    Todo eso, a pesar que mis pastillitas de la alegría a veces me pintan las mañanas como algo lindo de saborear.

    ResponderEliminar
  10. Querida, aqui cuentas con una nuev lectora, que ha pasado por las mismas ideas que las tuyas, y venga niña, que la vida cuando sacas esas ideas de la mente, es mas colorida. Espero que esos pensamientos se queden en ese estadío, tal como ha pasado conmigo, y en un tiempo puedas decir como yo, siempre en pie!!!!

    ResponderEliminar
  11. Laura: Muchas gracias por tus palabras y aunque dude de las posibilidades a futuro, siempre queda un hilo de esperanza

    ResponderEliminar
  12. Que viva la muerte, bienvenida

    ResponderEliminar
  13. Recibir tu comment me hizo releer esta entrada y puedo decir, con una alegría que en ese entonces desconocía, que las cosas siempre pueden cambiar y la forma de enfrentarlas pues también. Que viva todo: las cosas, la vida, la muerte, la diversidad en el vivir, el pensar y el sentir

    ResponderEliminar

¿y Boston?