Subscribe:

24 de agosto de 2007

King of the Hill



Siempre me sorprende ver cómo algunas personas se creen dueñas de la verdad absoluta. Tercas, incapaces de ver otros puntos de vista o ponerse en los zapatos de otros.
Ellos siempre tienen la razón, aunque no puedan distar más de la realidad.
En la vida diaria he conocido muchas personas así. Es más, hay quienes opinan que yo pertenezco a ese grupo, cuestión de la que discrepo, discrepo y discrepo.

El punto es que hay ciertas cosas que caracterizan a estas personas y ciertamente no tienen nada que ver con mi diario existir.
Tengo ejemplos muy cercanos, como el de un tío y él comparte con otros las siguientes características de los sabelotodo.
1.- Personas por sobre los 35 años (mi tío sobrepasa los ochenta)
2.- Emprendedores exitosos y tenaces
3.- Forrados en plata
4.- Rodeados de un permanente séquito de "admiradores del dinero ajeno"
5.- Están bastante seguros que la plata lo compra casi todo
6.- El séquito desaparece cuando están en problemas.
7.- No tienen pareja ni la tendrán
8.- Esperan "convertir" al resto según sus propias convicciones.
9.- Han llegado a creer que el mundo debe rendirse a sus piers porque saben cómo hacer plata
10.- Muy en el fondo, son personas tristes y solitarias.

El éxito económico es una cosa no menor pero no lo es todo en la vida. Los afanes economicistas y consumistas de la sociedad los tienen sumidos en la falsa creencia de medir todo con cuenta corriente en mano.

Yo podré ser porfiada como burro (que lo soy) pero al menos mis convicciones y trato para con los demás no tienen nada que ver con la mugrosa, cochina y necesaria plata.
He tenido tiempos gloriosos, desde chica porque tuve suerte y por mi cuenta desde los 20 hasta los 28, tiempo en que además de estudiar me dedicaba a ganar plata a través de inversiones (pucha que tenía buen ojo, hay que reconocer). Luego, altibajos permanentes.

Cuando veo a mi tío, se ve contento, comprando como loco, llevado por su chofer en su camioneta de 50 millones pero llega a su gran casa y solo lo rodean cosas caras, no personas y me entristece saber que no es una mala persona, muy por el contrario. Me da pena saber que morirá solo, probablemente lo encontrará alguien que trabaja para él.
Por ahora y mientras la salud lo acompañe (seguro que sí, es un roble), "su palabra es la ley", aunque no tenga trono ni reina.

9 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. hola!
    no te he visto participar mucho en los mails de las chicas de 30.
    Desde hace unos días me he hecho el propósito de visitarlas a todas y así vine al tuyo.
    Al leer tu otro blog ví que eres abogado si no me equivoco, me encantaría que estuvieramos más en contacto si así lo quieres tu también, te dejo un abrazo
    Carola

    ResponderEliminar
  2. ¿Y gana harto con ser uno parte del séquito de tu tío? Digo, podrías presentármelo... yo feliz por un poco de plata le encuentro la razón en TODO.

    No me queda otra, de las diez categorías que planteas, con suerte encajo en dos. Y una de ellas es la última.

    Un abrazo.

    Rabinteractivo

    ResponderEliminar
  3. Mmm... mi tío es medio veleidoso pero se le puede hacer empeño: eso lo veo a cada rato.

    ResponderEliminar
  4. Es el proceso lógico que acompaña a casi todos los que han tenido suerte, con el tiempo se van convenciendo que "la buena suerte no existe, cada uno se la hace", de allí a pasar a creerse un genio y que cada uno de los éxitos se deben a su extraordinaria inteligencia hay un pasito. Los asuntos de plata son tremendamente parecidos a la ruleta y los que juegan a par o impar viven marcando el paso, los que apuestan fuerte a veces ganan y se creen que es gracias a su gran inteligencia, es algo super normal confundir el azar con la sabiduría.

    Cuando pierden la plata o les viene el cáncer se dan cuenta que eso de que "la suerte se la hace uno mismo" es uno más de los estúpidos autoengaños que nos hacemos para mantenernos contentos.

    ResponderEliminar
  5. Negrita: Sorry, te omití. Cierto, no participo en los mails porque no tengo mucho tiempo y al parecer soy más seria que el resto y esos mails son casi puro chacoteo.
    Gracias por visitarme y ningún problema en estar en contacto, pos.

    Tom: Para variar, resumiste mucho mejor que yo el asunto. Eso de "la suerte se la hace uno mismo" me suena demasiado familiar ¿Cómo sabís si un día nos ganamos el Kino y "nos hacemos nuestra propia suerte..."?

    ResponderEliminar
  6. Sin duda es mejor ser triste y solitario con plata que sin plata.

    ResponderEliminar
  7. NO LO SÉ, SI ERES TRISTE Y SOLITARIO, LA PLATA PODRÁ SACARTE DE APUROS PERO SEGUIRÁS TRISTE Y SOLITARIO...

    ResponderEliminar
  8. Pasaba a saludar por eso de mi naturaleza cortes.

    ... Y comentarte que con dinero y sin el hay gente que es triste y solitaria...
    Es mejor ser siempre alegre y amiga de la buena compañía, lo demás en realidad no me interesa...
    El dinero lo puedes tener trabajando, con una buena inversión en la bolsa, un buen negocio, ganarse algún juego de azar y además puedes hacer dinero de muchas otras formas en la vida...

    Pero la alegría se vive desde adentro, desde la alegría y la amistad, de la buena onda que uno pueda ponerle a la vida...el sazón, el condimento, el toque mágico que cada uno trae desde el corazón a la vida cotidiana....y de eso yo creo tener bastante soy feliz y eso me interesa sobre manera….

    Besos simplemente de la alegría del corazón

    ResponderEliminar
  9. Fule....la plata va y viene. Ojalá siempre viniera pero no por eso se es feliz del todo. Sólo contenta o endulza los momentos especiales pero no es la base de toda alegría. Quienes viven en función del dinero, muchas veces se pierden todo cuanto les rodea y al final, solos y tristes, recorren su vida en sus pensamientos, dándose cuenta de aquel error.

    En todo caso, ni pienses en eso ni esas personas. Piensa en ti y en los valores que te inculcaron tus padres...de alguna manera recibirás recompensa por tus buenas acciones (ya, ya, ya....parezco un ente evangélico pero es que todo el día tengo que oir a una compañera de trabajo con su musiquilla aquella de Dios que ya estoy que predico la palabra del Señor...ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja)

    Besos

    Anonin

    ResponderEliminar

¿y Boston?