Subscribe:

6 de septiembre de 2010

La decepción

Así como escribí que estaba ultra incómoda en el lugar al que había llegado, ese mismo fin de semana me agarré no sé qué bicho (según los doctores que me vieron (que fueron dos) era influenza, de ésas que hacen doler la cabeza como si fuera calabaza apaleada y exponen lás débiles paredes intestinales y estomacales a estados nada higiénicos ni fáciles de llevar. Ante tal circustancia, llamé a pega porque no podía moverme ni de la puerta del baño, me tomé como tres Diarén más dos pastillas de carbono y partí a mi anterior trabajo a implorar, casi literalmente, que me permitieran quedarme con una suplencia que justo se había producido. Como mi suerte es, por decir lo menos, esquiva, me hicieron una tapa que hasta en China pudo oírse. Mis más cercanos no daban crédito a la noticia (que no supieron de inmediato, porque preferí irme mutis por el foro, con el hocico partido y el rabo entre las piernas).
Así todo, algo de suerte me llega, o bien Dios me da inesperadas oportunidades y ya estaba revolcándome de pena cuando me llaman para un trabajo y empecé al día siguiente (claro que llevar un año de puras suplencias e interinatos ya me tienen los nervios harto más que simplemente destrozados)
No es un gran lugar. Nadie es amigo de nadie, nadie habla con nadie. Los correos con copia a los jefes acusàndose mutuamente de garrafales errores van y vienen, sin embargo, el lugar al menos está con menos de mitad de su dotación completa, lo que me permite zambullirme en la pega e intentar olvidar todo, todo lo que me rodea y lo que me ha sucedido.
Pero no estoy bien. En lo absoluto. He hecho cosas con las que siempre fanteseé algo pero jamás me había atrevido. El sábado pude, sin embargo pero no logré mi objetivo, salvo un gigantesco encontrón con unas tipas, tan mayúsculo, que hasta garabatos les propiné, yo que no digo ni mierda. Luego de ello un incontrolable ataque de llanto, con sangre esparcida por toda mi cara y un dolor de mucosas y garganta que solo he sobrellevado a punto de oralgene, ortoxine o como cresta se llame ese medicamento que evita los dolores de gargante al tiempo que tambié previenen y matan infecciones.
Lo que ocurra de aquí en más solo Dios lo lo sabe, así como también sabe que se me agotaron las ganas de todo y solo me despierto para trabajar y al volver me duermo lo antes posible para olvidarme de todo, tal y como no lo estoy haciendo ahora.
Ni siquiera quiero recordar las varias personas que han decepcionado profundamente, a quienes definitivamente no odio pero que mantendré bien alejadas de mi si es que por esas cosas de la vida me las vuelvo a topar.
Es el fin, de una etapa, de un ciclo o de todo...no lo tengo claro. Solo sé por ahora que, siendo las seis de la tarde me voy a acostar y espero no despertar hasta que la alarma suene mañana.

7 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. Soy el mismo que escribió abajo y aunque no me conozcas, te ofrezco mi apoyo, mi consuelo y es que sabes? Siento una especie de coenxión entre nosotros. No te estoy engrupiendo. Sencillamente tus palabras me calaron hondo, hasta los huesos, creo y creo que también que algo entendí de lo que escribiste en la parte del encontrón con otras tipas, aunque no todo me cuadra pero puedo sospechar.
    Pero no te desesperes tanto: todos tenemos bajones. Todos por igual. Solo es cosa de aprender a enfrentarlos hasta que el cuero se haga más duro (pero parece que te hace falta una coraza de titanio)
    Igual: Suerte otra vez y un abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  2. Ah Fule que lata,
    que hacer, que hacer. Dicen que los problemas no están afuera sino entre las dos orejas, no son las cosas que pasan sino como nos afectan.
    Bueno, mucho libro de autoayuda por hoy ¡suerte!
    Ah, y no pienses mucho, pensar es malo ¿sabías? ;)

    ResponderEliminar
  3. ...traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro...


    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ


    TE SIGO TU BLOG




    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía...


    AFECTUOSAMENTE
    LA FULERITA

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CUMBRES BORRASCOSAS, ENEMIGO A LAS PUERTAS, CACHORRO, FANTASMA DE LA OPERA, BLADE RUUNER Y CHOCOLATE.

    José
    Ramón...

    ResponderEliminar
  4. =/

    Solo una cosa te dire... ante todo, lo mas importante es levantarse una y otra y otra y un millon de veces si es necesario, pero nunca dejar de hacerlo.

    Esa es mi forma de ver la vida.
    Un abrazo! y mucho animo!
    =D
    pd. no creo que necesites saber quien soy, pq ya lo sabes ^^

    ResponderEliminar
  5. aaaaaaaaaa.... y por cierto, la gente suele no darse cuenta de esto, y aunque odio el calor, ¿no has visto lo maravilloso que es el sol en el amanecer?.

    pd, se que no tiene sentido con tu postblog, pero era un buen pensamiento que me dio por compartir contigo =)

    ResponderEliminar
  6. son casi las 9... me pregunto si habiendo pasado ya casi 4 meses aun sigues con tu rutina de dormir a las 6 pm-

    pd. (Espero que no =P)

    ResponderEliminar
  7. Para sufrir nacimos algunos... la suerte del cronopio sabes???

    somos los que terminamos en una montaña de ermitaños bailando entre los arboles y vestidos con un saco.

    Animo a la distancia.

    ResponderEliminar

¿y Boston?