Subscribe:

22 de noviembre de 2007

Anecdotario Sin-tético y con (también)

Leyendo a Ángel y Demonio, se me vinieron a la memoria algunos recuerdos algo añosos.
Así por ejemplo, recordé que a los 19 crucé mis primeras palabras con quien años más tarde sería mi amiga más querida (aunque la amistad, obvio, funó eventualmente).
El caso es que yo estaba toda turuleca, en la puerta del salón al que debería entrar en unos cinco minutos más para rendir el examen de Derecho Internacional Público. Trataba de poner oreja a las preguntas que estaba tirando la comisión. En eso, aparece al lado mío, casi como loro encima de mi hombro, esta mina que era una completa planicie y nadadora de tomo y lomo (si comprenden a lo que me refiero). Traté de no tomarla en cuenta, pero era imposible no percibir que tenía sus ojos clavados sobre mi escote. Me tenía muy incómoda, así es que le lancé una mirada punzante y eterna pero ella permanecía impávida. Entonces, no encontré nada mejor que preguntarle acaso no había visto un par de pechugas antes, convencidísima que con mi frase para el bronce la iba a hacer esfumarse rápidamente. Fue mi error, lo reconozco, porque me cagó con su propia impresión de los hechos: "¿Cuáles pechugas? Si hasta yo que soy famosa por no tenerlas me puedo parar tranquila a tu lado!".
Solo alcancé a odiarla en silencio, porque era mi turno de sentarme frente a la comisión.
Aproximadamente un mes después de ese episodio, iba yo caminando por paseo Huérfanos y veo a unos 30 metros un hombre espectacular: alto, facciones perfectas, fachoso él. Seguro era un ejecutivo exitoso (o al menos eso proyectaba). A medida que se fue acercando, pude percatarme (antes no porque soy piti) que me miraba fijamente, con esos ojos típicos que ponen los hombres cuando están a punto de decirte algún piropo. Y me creí la muerte ¡Pensar que este tremendo mino me está pescando heavy!!! (yo, que suelo ser piropeada solo por heladeros y carniceros). Cuando estuvo a cincuenta centímetros de mí, era toda orejas para disponerme a escuchar las linduras que habrían de salir por entre sus labios...pero NO!!! No me dijo nada. En cambio, el muy califa y desubicado fue y me agarró la pechuga izquierda. Casi me quedo pasmada pero antes atiné a pronunciar un "perdona lo poco", para luego intentar desaparecer en medio del gentío de media tarde.
Varios años más tarde la cosa tomó otro rumbo. No sé si habré comido mucho pollo o se me trastornó la hipófisis. Mientras no las tuve, nunca me urgí y cuando me aparecieron, tampoco fue tan importante. Sin embargo, para mi amiga F (la misma que me cagó a los 19 con su comparación de delanteras), el asunto era digno de encomio y siempre lo estaba mencionando. Nunca me molestó, más bien me divertía porque me evidiaba la suerte. Hasta un día lunes de verano, de la década pasada, por la tarde.
Quedamos en juntarnos en el Conservador de Bienes Raíces. Yo iba bastante atrasada así es que llegué corriendo. Para variar, F tenía sus ojos sobre mi torso. Cuando llegué a su lado, me dijo casi a grito pelado: "Huy, pero que linda te ves así" ¿así, cómo?, le pregunté.
Y claro que me respondió (quien me mandó preguntar): haciendo los correspondientes gestos de manos, me dijo "es que cuando corres, las pechugas se te bambolean y parece que en cualquier momento se te escapa una ¡Qué envidia!". Naturalmente, nunca más corrí en verano.


















Fuente: tintaculo.blogspot.com
autor: Guille.

20 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. jajajajajajaja.... oye, la mina te quería dar o te tenía de turno??

    Viste, por eso yo no corro con escotes veraniegos, no es que sea tan tetona, pero me produce una cierta incomodidad patética sentir cómo saltan mis adorados y hasta ahora, bien ponderados pechos, de arriba hacia abajo o de un lado para otro [dependiendo cómo se corra...]
    Yo que tú, al minazo que te agarró la pechuga, le habría dicho "Hey!, tienes que tocarme las dos, para que crezcan parejitas"

    ¿Qué es lo más terrible para un macho?, ahora que lo pienso, analizando tu excelente relato, no creo que sea "el que no se le pare más", porque siempre se miran al espejo y exclaman "hay lengua para rato", sino, que a su pareja, se le caigan las tetas en conjunto con el culo jajajaja.

    salu2

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja, puchas, me dolió la guata de tanto reírme con tu comentario y la mansa respuesta que le habrías dado al "agarratetas".
    La mina era mi amiga, del alma realmente. Para mi era mi hermana pero siempre tuvo salidas de madre medio indefinibles. Y ella misma se ponía el parche antes de la herida "no vayas a pensar que..."
    A mi me habría dado cosa, porque de ser así (y dado que ella también decía quererme como una hermana) su actitud habría sido bastante incestuosa.
    Y además tampoco me gustaba!!! jajajajaja (si, pos si era una mina muy ególatra, plana y porfiadita de cara, para nada cumple mis estándares)

    ResponderEliminar
  3. jajajajajaja

    y si no son "hermanas de leche" o de "vientre"????... en todo caso, se puede apreciar claramente en tu relato, que tu "amiga del alma" TE TENÍA GANAS, ES UN HECHO... y lo del parche antes de la herida, me huele a excusa, para tantear si saltaba la liebre, digo yo.

    ResponderEliminar
  4. Mmm...lo mismo opinaban todas mis amigas...
    En fin, la mina se casó hace rato (unos 7 u ocho años) y el otro día la vi de casualidad junto a su marido y su guata de..yo diría...8 meses.
    No me acerqué a saludarla pero seguro que ahora tiene las propias!!!

    ResponderEliminar
  5. jajajaja, cuando estaba embarazada, tuve las mejores tetas de mi vida!!!!
    ¡Dios, es increíble cómo crecen...!

    ResponderEliminar
  6. Buen relato Fule... la verdad es que no recuerdo como son tus pechugas, es decir, si tienes o no, o si tienes mucho o no. Cuando nos vimos estabas con una blosa muy ancha... pero en fin... me arriesgaría a decir, por tu relato que tienes lo tuyo.

    Yo, buehhh qué puedo decir yo, tengo un compañero de la U. loco mirándomelas, me pide permiso para tocármelas, en fin... y en general no uso escotes por dos motivos: uno es porque no puedo, y la otra es porque me carga que me miren las pechugas.

    Genial tu relato, hace tiempo no escribías de estas historias tuyas tan bien escritas por la re chucha, que da un gustazo leerte.

    ResponderEliminar
  7. Trato de no usar ropa ajustada pero no por las pechugas (si tan apoteósicas no son tampoco). Ocurre que hace ya un año y medio que engordé y prefiero esconder las charchas mientras mi metabolismo se readecua y me vuelve a mi estado anterior.
    En todo caso, de usar triple cero a 34 C, hay una tremenda distancia...

    Y tienes toda la razón: hace harto tiempo que no escribía este tipo de historias.

    ResponderEliminar
  8. Juajuajuajuajua!! Debo insistir en todo caso que los expertos son los bebés. ;) Qué guena tu historia, Fule!! Me reí con gusto. Eso sí, no se si me habría bancado a la atinadita de tu amigui, jijijiji.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Perdóname que te diga, pero tu famosa amiga claro que le gustabai!!! Puta, a mi ninguna de mis amigas me mira las pechugas de esa manera, y si alguna lo hace, seguro que es "del otro lado".

    Pechugas tengo y hartas parece, acorde a mi body según algunos. En la pega no uso escote ni nada provocador, pero el finde ando mostrando todo porque me encanta andar medio despelotá.

    Un gusto andar por acá.

    ResponderEliminar
  11. Mish...te adelantaste, yo que iba pa' tu blog.
    Yo siempre creí que me sapeaba en exceso porque ella no tenía lo que es nada pero ahora contada la historia...mmm...
    A mi me vinieron a aparecer como a los 25 ó 28 (harto tarde).
    En todo caso, se las miraba a TODAS, sin excepción. Pero no me molestaba. Lo que sí me reventaba era que se empelotara delante mío porque, hasta donde yo sé, ginecóloga no soy...o cuando entraba al baño justo cuando me estaba dando un chapoteo en la tina.

    ¡¡¡Putas!!! La mina se estaba cuarteando y yo la muy pelota no me daba ni cuenta!!!

    ResponderEliminar
  12. Como yo souy nadadora, nunca he vivido esos infortunios. Oye revisé el blog del amigo ese del murciélago y lo encontré bastante bueno.

    ResponderEliminar
  13. ¿Me vas a creer que en las pocas veces que nos hemos visto nunca me fijé en tu busto? Diría "pechugas" pero verdaderamente odio esa palabra, que es la que en general usan las mujeres para no hablar de tetas, que es la que usan los hombres. En fin, siempre he sido de la idea que las palabras más feas son las que tienen una "ch" en medio, ¡en fin!, vuelvo a lo central: no me fijé porque tus ojos son demasiado lindos y logran atrapar la atención de manera intensa.

    Por último, pese a ser "carista radical" en la tradicional y casi política segregación entre los potistas y los tetistas, me confieso más cercano a los primeros.

    Aunque ¿A quién no le dan ganas de tomar leche del envase original con los escotes propios de la estación?

    Rabinfalible

    ResponderEliminar
  14. Muy Matrera, como yo soy princesa y fui mendiga, te comprendo demasiado bien...jajajajajajjaja
    PD: Buen blog ése, se las trae, porque dibuja a puro lápiz pasta.

    Rabincorregible: Yo, personalmente, tomo leche líquida pero en caja. Cualquier otra idea ¡Guácala!
    Y nodriza no he sido nunca...mis problemas metabólicos no llegan tan lejos.
    Además, lo que no tenía en gomas, lo tuve siempre en poto. Como mi misma amiga F decía, cuando llegamos a la repartija, no quedaban tetas, así es Diosito nos dio doble ración de trasero.
    El por qué se apiadó de mi delantera, siendo que yo ni clamaba por una, es un misterio...gozoso...

    ResponderEliminar
  15. Pues bien, me voy a fijar más la próxima vez que nos veamos.

    Pero sólo con un criterio analítico y estético.

    La carne es débil, pero yo soy fuerte, podré resistirlo sin perder la seriedad.

    Rabinmejorable

    ResponderEliminar
  16. Ah, no me cabe la menor duda, ninguna!

    ResponderEliminar
  17. jajajajajajajajajaja.

    Fantástico, tanto la entrada Fulerita, como la conversación provocada y las sensaciones y percepciones sobre el busto de tus lectoras y lectores.

    Me he reído mucho, mucho, buena entrada.

    jajajaja... qué pasada!!!

    ResponderEliminar
  18. VUELVE EL COMETA QUE DERRIbO EL SANGUCHE DE PALTA.

    hola conozco a una persona que empezo a ir yoga, lo que me tiene preocupado no el hecho de practicar una disciplina foranea basada en religiones que no pertenecen a nuestra cultura y visión del mundo.
    pero lo más grave es que en dichas sesiones como incentivan el abuso de nuestro cuerpo se puede escapar un peito.
    es por que pido consejo a sabia fulerita para que me ayude a detener a sanguche de palta pase una experiencia peligrosa no solo para si sino que además para los que se encuentren cerca.

    el cometa que derribo sanguche de palta.

    ResponderEliminar
  19. GUrb: Anduve dando vueltas para quedar al día con tu blog y me anduve asustando con tu historia del posible clon de blogger. Me asusté porque de pronto me meto a mi blog y se pone a cargar y cargar la página. De hecho, antes de ayer la cargó 74 veces seguidas y no hubo nada que pudiera hacer para impedirlo. Menos mal, después me di cuenta que es el sitemaps el que le planta un robot a la URL, así es que voló de mi blog el código y eliminé mi cuenta...
    Qué bueno que te gustó la historia. Voy a empezar a contarlas porque tengo hartas.

    Sr. Cometa: vaya cambiándose el nick, porque si su acompañante era el sánguche de palta, Ud, debería ser al menos una doble Whoper ¿o no?
    Y el yoga, si no va acompañado de enseñanzas budistas, no significa práctica religiosa alguna.
    Y si se transformara en budista ¿qué tanto? (considerando que ya es autista).
    Mejor cierro mi sanguchera, antes que me lo coma contando por qué está Ud. acompañado hoy...
    (broma, no te vayas a molestar)

    ResponderEliminar

¿y Boston?