Subscribe:

29 de noviembre de 2007

Cómo dar una pastilla a un gato

Esto mismo lo posteé en junio del 2006.
Ahora es igual pero multiplicado por cuatro.



* Tome el gato y acúnelo con su brazo izquierdo como si estuviera sosteniendo a un bebé. Coloque los dedos índice y pulgar de su mano izquierda para aplicar una suave presión sobre las mejillas del minino, mientras sostiene la píldora con la derecha. Cuando el gato abra la boca, arroje la píldora dentro. Permítale cerrar la boca a los efectos de que el gato la trague.

* Coja la píldora del suelo y saque al gato de detrás del sofá. Acune al gato en su brazo izquierdo y repita el proceso.

* Traiga al gato desde el escritorio y tire la píldora baboseada a la basura

* Coja una nueva pastilla de la caja, acune al gato en su brazo izquierdo, manteniendo las patas traseras firmemente sujetas con su mano izquierda. Fuerce la apertura de la mandíbula y empuje la pastilla dentro de la boca del animal con su dedo medio. Mantenga la boca del gato cerrada y cuente hasta 10.

* Saque la píldora de la pecera, y al gato de encima del armario. Llame a su esposa, que está en el jardín, para que le ayude.

* Arrodíllese en el suelo con el gato firmemente sujeto entre sus rodillas. Mantenga sus patas traseras y delanteras quietas. Ignore los gruñidos que el gato emite. Pídale a su esposa que sostenga la cabeza del gato con una mano, mientras le abre la boca con una regla de madera. Eche la pastilla dentro y frote vigorosamente la garganta del gato.

* Traiga al gato de la lámpara de la cocina. Coja otra píldora de la caja. Recuerde comprar una nueva regla y encargar unas cortinas nuevas. Barra cuidadosamente los trozos de figuras de porcelana y póngalos aparte para pegarlos luego.

* Envuelva al gato en una toalla grande y pídale a su esposa que lo mantenga estirado, sólo con la cabeza visible. Ponga la pastilla en una pajita de refresco. Abra la boca del gato con un lápiz. Ponga un extremo de la pajita en la boca del gato y el otro en la suya propia. Sople.

* Lea el prospecto de la caja para asegurarse que la pastilla que se acaba de tragar no es dañina para seres humanos. Beba un vaso de agua para recuperar el sentido del gusto. Aplique apósitos en los brazos de su esposa y limpie la sangre de la alfombra con agua fría y jabón.

* Traiga al gato del tejado del vecino. Tome otra píldora. Ponga al gato en el armario y cierre la puerta sobre su cuello, dejando sólo la cabeza fuera del mismo. Fuerce la apertura de la boca con una cuchara de postre. Arroje la pastilla dentro de la boca del gato con una goma elástica.

* Vaya al garaje a buscar un destornillador para volver a colocar la puerta del armario en sus bisagras. Aplíquese compresas frías en sus mejillas y verifique cuándo fue su última dosis de antitetánica.

* Llame a los bomberos para bajar al gato del árbol que hay en la calle de enfrente. Discúlpese con su vecino, que se acaba de estrellar tratando de escapar de su gato furioso.

* Tome la última píldora de la caja. Ate las patas delanteras del gato junto con las traseras con una cuerda. Atelo firmemente a la pata de la mesa de la cocina. Busque guantes de trabajo pesado. Mantenga la boca del gato abierta con una pequeña palanca. Póngale la pastilla en la boca seguida de un trozo de carne. Mantenga la cabeza vertical y vierta medio litro de agua a través de la garganta del gato, para que trague la píldora.

* Haga que su esposa lo lleve a urgencias. Siéntese tranquilo mientras el doctor le venda los dedos y la frente y le saca la píldora del ojo. En el camino de vuelta a casa, deténgase un momento en la tienda de muebles para comprar una nueva mesa.

* Por último, arregle con una inmobiliaria la compra de una nueva casa, y llame al veterinario, para averiguar si tiene algún hámster para vender.


"Cómo dar una pastilla a un gato" se ha convertido en una de las leyendas urbanas vivas de la Red. Se supone que se trata de un compendio de traducciónes, adaptaciones y aportaciones personales, hasta el punto de que realmente no se sabe quién fue su autor original. Si alguien conoce este dato, me gustaría rendir el debido crédito a este texto tan divertido (y real) ;)
Los honores: me reí como enajenada cuando leí esto. Ojalá hubiese salido de mi pluma pero lo encontré navegando. Estaba en www.milgatos.com, una página felina excelente. Lo único que hice fue ponerle una fotito.
Ojalá lo disfruten, sobre todo aquellos que tienen o han tenido gatitos.

6 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. Jajajaja!! No me digas nada ... ya lo había leído por ahí (también existe la versión "cómo tomarle una foto a un cachorro") y me morí de risa. Por otro lado menos gracioso, he tenido la experiencia de tener que darle medicamentos varios a mis felinos cuando los tenía (snif, extraño tener uno, pero aca no se puede) y en la práctica ya no resultaba tan gracioso. Al final nunca cachabas si la dosis se había perdido en el escándalo previo o si la ibas a cagar más dándole una posible sobredosis. !!!! SAludos!!

    ResponderEliminar
  2. Precisamente en eso estoy: tengo que darles a las 4 dos medicamentos diferentes y hacerles las respectivas curaciones, lo cual significa varias cosas:
    1.- encontrarlas, porque se esconden
    2.- Atraparlas, porque cuando me ven salen disparadas
    3.- introducirles las pastillitas hasta la garganta para que no las devuelvan y vigilarlas cinco minutos para que no regurgiten
    4.- ponerlas patas arriba y "gotearles" povidona yodada.
    5.- Soplar hasta que la povidona se seque.
    Multiplicado eso por cuatro, se me van fácilmente unas dos horas diarias.

    ResponderEliminar
  3. Oiga... hablando de "codicias", dígame que se le ofrece y con gusto veré que puedo hacer al respecto.

    saludos.

    ResponderEliminar
  4. EL CALENDARIO!!!!(solo para empezar)
    Jajajajaja, no, hablando en serio, es que tu blog estéticamente es como te dije: una instalación completa, es todito envidiable y, por lo mismo, s un gustazo ir una y otra vez.
    Aunque no actualizaras a menudo, seguro yo estaría sapeando al menos unas tres veces al día.
    Hay muy pocos blogs que considero estéticamente perfectos y el tuyo encabeza mi lista.
    Y no pediré nada, soy re mala pidiendo.
    En todo caso, soy envidiosilla en buena: no estoy secretamente pensando "que venga un hacker y le cague el blog". Muy por el contrario.
    Y me callo porque otra vez estoy pareciendo crítica de espectáculos...

    ResponderEliminar
  5. Ayyy, pooobreee!!! Animo, Fule, todo sea por los mininos!!

    ResponderEliminar
  6. Ah, pero si por ellos hago lo que sea!!!
    Mmm...casi...

    ResponderEliminar

¿y Boston?