Subscribe:

25 de abril de 2009

Esta novedad

Claro, cuando dejé botado el blog tenía una buena cantidad de personas que ya eran habitués, algo así como mis comentaristas oficiales.
Y ahora se fueron toditos, salvo aquellas que son mis amigas y me escriben pa'puro no dejarme botada como pucho fumado hasta el filtro.
No digo que encuentro lindo esto de hablarle al viento pero tampoco es tan malo.
De partida, me da más libertad, la misma que tenía cuando hace ya hartos años empecé a blogguear y -como juraba que nadie me leía- podía escribir cuanta weá se me viniera a la mente. Menos mal que ese blog no lo conoce casi nadie (ni yo me acuerdo de las claves), porque me dedicaba a puro pelear, escribir sandeces de esas que adoro escribir o pensamientos locos y fugaces que se me venían a la cabeza y en vez de olvidarlos por ser estupideces, los escribía y me entretenía su resto. Algunos eran harto chistosos, como historias medio personales que me ocurrían por ser despistada.
Y ayer no más me ocurrió una: Estaba yo con cierta persona (mi pareja, obvio) comiendo pollo con papas en un lugar X (Tarragona, pa'los que lo conocen -y lean esto, obvio-), ensimismada en mirarle los ojos y comer porque ¡Cresta, que tenía hambre!
La gente pasaba, comía y se iba y yo seguía con mi pollo, dele que suene, felizcota de tragar harta grasa y carbohidratos.
Luego de un rato, terminamos de comer esos opíparos y excelentes hacedores de grasa corporal y tocó la hora de de botar los restos y dejar los platitos arriba (¿como hay gente tan cochina que deja todo tirado? Si no se trata solo de los trabajadores que deben pegar sus ojos a los restos ajenos, sino también los comensales que acaban de llegar y se encuentran con tan vomitiva escena). Ya, el punto es que acarreábamos nuestra humanidad llevando nuestras sobras hacia la basura y yo, la muy pava, olvidé que el plato no es basura y lo tiré tan campante. Es más: ni siquiera me percaté que había metido las patas. De no ser porque me soplaron un "qué hiciste" ni habría notado el mini desastre.
Ahhh, qué tranquilidad poder escribir leseras que a nadie le importan y no tener que cumplir las expectativas de nadie (o las que yo imaginé que podrían haber tenido).
En fin, así me resulta bien entretenido, aunque tantito feedback pa' tirar la talla tampoco estaría mal.
En fin otra vez (un suspirín). Esto pasa y pasará piola. ¡Qué relajo! Hasta se me podrían caer los chiteco después de esto y seguiría contentilla.

8 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. Si, si tengo algo que decir... que alegría leer tu post. Se siente la libertad de escribir lo-que-sea y a la vez transmitir vivencias y deseos y anécdotas importantes. Creo que hace bien escribir sin pensar en quién nos podría leer. Es más, me parece igualmente adecuado cerrar la posibilidad de comentarios. de hecho mi blog inicialmente no permitía comentarios sólo me permitía a mi escribir lo que yo quisiera.

    Respecto a las papas fritas y el pollo en el Tarragona, buehhh... espero que el miércoles pudiéramos repetir la escena con una protagonista más (yo), claro que yo le hago más a las empanadas.

    Y si hacemos el antiguo y nunca bien ponderado ejercicio de escribir sin pensar ni hilar las ideas? Es medio freak eso, pero a mi siempre me ha llamado la atención eso.

    Un beso, linda.

    ResponderEliminar
  2. Sole: puchas, cerrar comentarios es algo que prefiero no hacer (aunque harto que lo he estado pensando) porque igual me importa lo que los demás (tú, la Simplemente y los que lleguen) tengan que decir, salvo claro los anónimos cobardones que vienen a puro estorbar desparramando mierda.
    En cuanto a escribir simplemente ideas que se nos vengan a nuestras cabezotas, pues es una errrrrxecente idea!
    (aunque igual creo que ya hago eso, en fin)
    Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Si, si, si uno en general hace eso. Yo más bien me refiero a escribir sin pensar. Bueno, si, si tú puedes hacer éso... osea, lo haces. Soy yo la que creo que perdió un poquito de humor o de libertad, pero vamos a recuperarlo, de a poco (o de a mucho).

    :)

    ResponderEliminar
  4. Me Gusta, es como la Fule que yo conoci...es un escrito limpio, libre y entretenido...estas hablando desde lo cotidiano, de lo simple, de lo que somos realmente...Contar cosas de lo que se vive dia a dia, es lo que hace la diferencia entre el que cuenta algo y que quiere decirlo...


    Simplemente dejando una huella al pasar...

    ResponderEliminar
  5. Soy la peor gemela, la oveja negra.Me siento en deuda.

    ResponderEliminar
  6. Sole: de a poco o mucho, más temprano o más tarde, lo importante es recuperar aunque sea tantito humor

    Simplemente: Creo que tienes razón, lo sencillo suele ser lo mejor y más interesante.

    Kany: Espero que lo que dices sea solo un arranque porque no veo por donde pueda eso ser verdad.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, hace dos semanas en una de mis eternas cadenas de leseras deje 7 lucas de vuelto en el monedero, de puro flojo ... despues me fui a hacer clases y en el break a la cafeteria a tomar un cafe, saque unas chauchas y deje el monedero en una sillita... y me fui.

    Saludos fule

    ResponderEliminar
  8. Nervio: Despistados habemos algunos, deberíamos tener un club de apoyo

    ResponderEliminar

¿y Boston?