Subscribe:

1 de mayo de 2009

La rabia

Hace unos días tuve una pesadilla y me dejó esta rabia.
Por no verte, por haberme abandonado. Fuiste una mentirosa, me prometiste que jamás me dejarías...y lo hiciste.
Te guardo rencor y jamás me di cuenta hasta ese sueño del otro día, en que te ibas a la playa o algún lugar desconocido, jurando volver. Y te esperé, te esperé tanto que todos regresaron y me rodeaban pero nada importaba: me sentí vacía, tan sola, indefensa.
Ahora al menos puedo darme cuenta que no volverás pero no esperes que vaya a visitarte y mucho menos que llegue con flores. Espérame un tiempo bien largo, espérame todo el tiempo de mi rabia y el doble, espérame a que me acostumbre, espérame hasta que te haya perdonado, porque esta rabia es por tu culpa y lo sabes mejor que nadie, Lo sabías cuando te marchaste.
Debí preverlo, debí aceptarlo.
No te odio pero ya no te quiero ni te espero, ya casi ni me acuerdo de ti. Toma: te paso mi rabia.

11 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. Gracias por pasar por mi blog. Empezaré a ser un asiduo del tuyo. Tienes ese, permítemelo decir así, drama y sangre para contar tus remolinos personales. Me identifico mucho.
    Un saludo afectuoso de bloguero a bloguero, desde Lima.

    ResponderEliminar
  2. De nada. Muy por el contrario, soy yo la que agradece. Si no te importa te agregué a mi lectura bloguera.

    ResponderEliminar
  3. Las culpas no le pertenecen a nadie, la rabia no se ira si no la liberas, además no debe ser motivo para no visitarla debes cerrar el ciclo, conversar y liberar el corazón y la tranquilidad volverá.

    Aun la recuerdas, aun la quieres, aun la extrañas...aunque no te des cuenta, sigue allì...en tus ojos

    Simplemente reconociendo el Amor...

    ResponderEliminar
  4. Simplemente: Es verdad, aún la quiero y supongo que la querré toda la vida pero conversarle al aire no me tinca. Ya hace años que no voy a verla y cuando iba, era por obligación. A pesar que siempre supe que se iba, no me pilló bien parada.
    Qué ganas de hablar con ella, en todo caso...

    ResponderEliminar
  5. Siempre tendrás una amiga que te acompaña en la distancia...Si quieres puedes hablarle, contarle cosas y no estarás hablándole al aire, eso yo lo se, siempre nos escuchan...aprende a comunicarte con ella nuevamente no esperes a que se pase la pena, la rabia, el dolor...dile lo que se te quedado atorado en el corazón.


    Simplemente dejaremos una Flor

    ResponderEliminar
  6. Tú siempre tan sabia, con la palabra justa. Me encanta eso. Es más, tus comentarios son siempre trascendentes para mi, tan atinados...creo que la empatía te exuda por los poros y agradezco mucho eso (además de siempre seguir tus consejos, demás está decirlo)
    Muchos cariños, amiga mía.

    ResponderEliminar
  7. Lo primero que pensé es que tu rabia no tiene sentido en tanto queda claro que ella no te ha dejado, sigue tan presente como siempre... luego entiendo que es una puerta hermosa que se abre para dar paso a la aceptación y a lenguajes o formas de comunicación que sólo tú podrás sentir y entender.

    Con un abrazo deseo que este sea un comienzo para una nueva relación con tu mamá, una relación en la que ella esté presente y cercana, acompañándote siempre, sin necesidad de ir a lugares especiales o llevar flores, aunque creo que el inicio de todo está justamente en ese lugar especial con unas hermosas flores que llevarás y que, si fuera yo, me pondría una en el pelo detrás de la oreja.

    Un beso.

    Linda.

    ResponderEliminar
  8. Preciosa Tol: Gracias por tus consejos. Lindas flores será lo que llevaré cuando vaya y le diga tantas cosas que me he guardado

    ResponderEliminar
  9. Ah ya... tenemos links y todo. Me vas ganando en esto de las plantillas clever.

    Demás está decir que tu plantilla es muy linda, me gusta muchísimo.

    ResponderEliminar
  10. Hola:

    Qué lindo está tu blog!

    Al leer lo que has escrito para tu madre, me veo reflejado, pero como estaba yo hace unos años atrás.

    Si entendí bien, tu madre se fue de este mundo (iba a decir murió, pero la muerte no existe) hace siete años atrás, eso quiere decir que estabas "grande" cuando partió; en lo personal mi madre se me fue cuando yo tenía dos añitos, y sabes siento que eres afortunada, porque de seguro tienes recuerdos de ellas; yo no tengo ni uno, cero, vacío, tremendo vacío...

    Al igual que tú, sentía rencor, rabia e injusticia, con todo, con Dios, con ella, conmigo mismo, pero siento que perdí muchos años de reencontrarme con ella, los perdí porque no me daba cuenta que necesitaba transitar por el sendero del perdón; fue cuando perdoné a Dios, a mi madre y a mí mismo que ella volvió a presentarse en mi vida, así de fuerte... pero no puedo explicar mucho.

    Creo que debes hacer un proceso de perdón, dejando de sufrir; no sé si eres cristiana, pero baja de la cruz y demuéstrate que puedes cambiar las cosas a positivo, y por sobre todo experimentar en carne propia que la muerte es sólo un proceso en el caminar de las almas.

    Te seguiré visitando.

    ;-)

    ResponderEliminar
  11. Pará: suelo ser muy centrada en mí misma y claro, tu historia es muchísimo más fuerte que la mía.
    Tal vez el proceso de la muerte es algo que me deja perpleja más alla de lo que buenamente puedo aceptar

    ResponderEliminar

¿y Boston?