Subscribe:

21 de agosto de 2006

ESTA MEMORIA (RE-CICLANDO)

Hoy no estoy para bromas.
Por qué? Simplemente porque no. Porque se me había olvidado que soy desechable (esta memoria). Y lo recordé.

Recordé lugares en donde estuve, recordé mis tiempos escolares. Me acordé que no tengo amigos de infancia.
Recordé personas que alguna vez estuvieron en mi entorno más cercano.

Esta extraña memoria que tengo me juega muy malas pasadas. Esta memoria tiene manos y me tapa los ojos, impidiéndome ver lo que se viene por delante. Naturalmente, a ojos ciegos, es imposible saber qué pasos dar para no caer de hocico y perder la mitad de los dientes (no me vendría nada de mal un lazarillo).

Esta memoria con manos tiene herramientas. Tiene palillos y urde con ellos complejas telarañas que me entrampan. Y caigo como mosca.
Aquí estoy, entonces, atrapada, cruficicada por mi memoria manil, esperando a que llegue la araña.

Pero olvidaba otra vez (memoria traviesa) que soy desechable: quizás no sea apetecible para el arácnido que aún no veo aunque intuyo que se aproxima.

Quizás me envuelva y guarde para un momento especial (si viese algo especial en mi, la señora araña) o me deje secar solo por si un día se quede sin bocados y se vea en la imperiosa y a la vez repulsiva (para ella, si me ve con malos ojos) necesidad de alimentarse de mi.



Esta memoria infame que me obliga a releer todo, para acordarme por qué diantres se metió una araña en esta historia.


Esta memoria a veces me salva, al recordarme que en cualquier momento puedo caer, como he caído antes y como seguiré avalanzándome contra el piso mientras viva (y tal vez hasta en la muerte me revuelque en el barro: En la muerte mi memoria no se inmiscuye).

Mis ejercicios nemotécnicos son persistentes y malintencionados. Me alertan cuando el deja vu se da una vuelta por mi mente y me susurra (esta memoria tiene labios) para que me mantenga atenta.

Esta memoria maldita que debiera enclavarse en mi mente y mantenerse ahí, porque la requiero para cosas intelectuales...

Esta memoria se cree chistosa y se me ha escapado. Ya no reposa sobre neuronas ni funciona a través de sinapsis. No requiere serotonina ni neurotransmisor alguno.

Esta memoria velada y mutante se me ha alojado en el corazón y me lo aprieta, insistente, dolorosamente. Esta memoria con manos se alimenta de mi sangre y me recorre las venas.

Esta memoria es venenosa y me intoxica. Esta memoria se ha vuelto en mi contra y ahora es mi enemiga.

Debo eliminar esta memoria de alguna forma, antes que decida, sigilosa y vengativamente, acabar conmigo.

Esta memoria sabe que soy desechable. Mi memoria sabe demasiado.

33 OPINAN ¿Y BOSTON?:

  1. ¿Y qué sera de la vida profesiona de una abogada sin memoria?

    Rabintrigado

    ResponderEliminar
  2. Rabintrigado: Ud. todavía recurre a la memoria para ejercer???

    A mi lo jurídico me impregna. Nació conmigo.
    Para eso no hace falta memoria. Por dos motivos:
    1º.- Porque luego de tanto años metida en esto, para mi es un acto reflejo. No me hace falta chicotear ninguna neurona.
    2º.- Porque lo único que mi memoria podría hacer para perjudicarme es esconder el número de artículo preciso en que alguna norma se encuentre ¡¡¡y PA'ESO ESTÁS LOS CÓDIGOS, POH!!!

    (Para estudiar derecho la memoria es indispensable y en esos tiempos del milenio anterior, mi memoria era fabulosa y fiel.
    Inomodestamente, debo reconocer que ya llevo el Derecho dentro del código genético, a estas alturas.
    Le heredaré profesión a mi futuros hijos).

    ResponderEliminar
  3. a ver sin mirar los codigos indiqueme el art. 1 del codigo civil, que se refiere a la Ley...( a ver si la memoria le es fiel)..

    (ja!! todavia me acuerdo de los malditos articulos.. y esto que estuve solo en el primero).. ja!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Lady: la ley es una declaración de la voluntad soberana que, manifestada en la forma prescrita por la Constitución, manda, prohíbe o permite.

    Eso no se olvida. Lo machacan hasta que con sangre entra.

    ResponderEliminar
  5. siempre escucho esto....son carooooo los aobogados señorita ,abogado sinverguenza.
    menos mal que doña fulerita parece que no es de ninguno de ese bandos
    saludos doña
    lucita xersi

    ResponderEliminar
  6. No soy de esos bandos: Ni me aprovecho de las urgencias ajenas, ni los dejo con la ilusión maltrecha y los bolsillos pelados.

    (Sonó como a marketeo de una señorita trotacalles...)

    ResponderEliminar
  7. Me extraña araña Fulerita, todos somos desechables, que raro que recién te des cuenta. Date un paseíto por el Cementerio General de vez en cuando, o mejor por el Católico, si quieres más plata pasa a ver a mi tío Arturo que dicen que es milagroso.

    Pregúntale al portero: Mons. Arturo Pérez Labra, dicen que nunca falla, especialmente con las mujeres...

    ResponderEliminar
  8. Tom: Al cementerio General nica. Allá quedaron los restos de lo que alguna vez fuera el cuerpo de mi madre.
    Y, por lo mismo, sé que cualquier día llega la pelá a llevarme de un ala. No pienso chistar. Morir no me complica en lo más mínimo.
    Pero cuando las personas son las que me desechan, ahí me complico harto ¿seré bien lesa?

    FELICITACIONES!!! Supe -gracias a la Comepingüinos- que obtuvo Ud. un premiecillo bastante importante.
    Siempre me río del MERCULO y, efectivamente, no lo leo. Pero sé lo que significa, así es que más ratito paso por su blog a visitarlo como corresponde.

    ResponderEliminar
  9. Fuler, no quiero ser desubicada, pero cuando la memoria me recuerda que la tengo, no hay cosa mejor que salir, mirar la vida, tomarse un copete e invitarla a bailar contigo pero a proposito, que la tonta no te gane, gastala a morir, y que ella pague los tragos, un abrazo.Ari

    ResponderEliminar
  10. Ful:

    Aún recurro a todos los escasos talentos que tengo para ejercer. No desprecio ninguno. Incluso a mi encanto personal.

    Pero a diferencia de Ud. no lo llevo en la sangre (quizás en un par de años, cuando te alcance)

    Rabindustrializado

    ResponderEliminar
  11. Rabindustrializado: Yo le voy a contar: Fíjese que en mi colegio, cuando los profesores debían destacar características y cualidades para un futuro profesional, siempre escribían en el informe "derecho" (en realidad, ponían "leyes", pero ya sabemos).
    Sí tengo una natural habilidad para esto, al punto que quienes me conocen en ese ámbito, se sorprenden un poco.
    Lo paradójico es que no soy precisamente feliz ejerciendo libremente. No me gusta nada, en realidad.
    Sueño con un cargo de investigación en algún lugar serio, porque lo que verdaderamente me hace feliz es escribir.

    En todo caso, habiendo Ud. destacado su menor edad (aunque dos años no son nada de nada) le avizoro artículos saliéndole por los poros cuando vaya al gimnasio, en cuanto cumpla los 33.
    Para los 34 (o tal vez después, dependiendo de su evolución) verá como es capaz de abordar un caso desde tantas perspectivas diferentes, que le será difícil optar por solo una teoría del caso, cuando ya baraja cerca de 10.

    Jurídicamente, La Fulerita.

    ResponderEliminar
  12. Bueno Mi querida Fulerita... tres cosas:

    1. Me gustó tu post, la forma en que está escrito, tiene de todo, inicio, trama, final... es como casi un cuento de Borges (exagerando un poco, pero tiene harto de bueno)

    2. Yo tengo tan buena memoria que a veces quisiera mandarla a la conchesumadre, imagino como será no recordar tanto, pues yo recuerdo diálogos completos, escritos completos, y cuando pienso en algo tengo demasiada información... creo que me gustaría no tener tan buena memoria.

    3. El jovencito (de trinta y dos años) identificado como Rabiluso al parecer se cree "lolo" porque tiene menos años que usted. Sin embargo la edad es sinónimo de sabiduría por lo que creo que cuando él cumpla dos años más RECIÉN va a entender lo que estamos hablando ahora.

    ResponderEliminar
  13. Ari: Creo que tienes toda la razón, pero se me quedaron cosillas en el tintero (o incrustadas entre mis dedos):
    Esta memoria es pesada y cargarla es tarea mayor y, más encima, tacaña.
    Recurriré a alguna argucia para que se baje de mi espalda y abra las manitas.

    ¿Cómo vas a pensar que te desubicas conmigo???
    Yo sé reconocer y agradecer las palabras bienintencionadas e inteligentes.

    ResponderEliminar
  14. mi muy visible: vamos por partes:

    Primero que todo, qué puedo decir. Me alegro que le haya parecido bueno el relato. Lo escribí en medio de un desvelo y cuando lo vi ya posteado, a mi también me gustó. No solo por la forma en que lo escribí, sino por las muchas lecturas que tiene.
    Segundo, esta memoria tiene muchas facetas. Es camaleónica y si bien muchas veces me deja botada, otras tantas recuerda demansiado.
    Por último, más que de acuerdo. Rabmúltiple tiene años por cumplir y facetas que quemar. Promete el cabrito pero habrá que verlo en unos cuatro años más.
    Espero que para esa época supuesta de un futuro mediato, averigüemos, en conjunto, cómo hemos cambiado.

    ResponderEliminar
  15. Antes de opinar sobre el post en sí, quisera decir que el debate acá se fue por el lado de la memoria y la profesión. Mala cosa, pues el texto merece un lectura más sensible. Y bien como todos hicieron mención a la memoria debo decir que mi memoria a corto y largo plazo están como la reverena mona, estoy igual que las viejas artereoscleróticas que se me olvida hasta donde dejé las llaves, los cigarros, el encendedor y hueas de esas. Luego entre tú y la Invisible podrían convidar un poquito, miren que con esto de estar atendiendo un primero básico ahora no me quedará neurona de pie.

    Ahora sí, al texto. Me parece una hermosísima Prosa Poética, de una sensibilidad y elegancia en el lenguaje muy bien logradas. Ver, pensar, sentir a la memoria como un ente que posee vida propia y que a veces a pesar de su efectividad nos juega en contra, pues siempre hay cosas por ahí en el subterráneo de nuestro cerebro que deseamos olvidar y que afloran en los momentos menos indicados. personificar a la memoria, y darle el poder omnipotente de saber demasiado y en cierta forma hacernos sentir en este acto de poder incuestionable seres desechables, así como ocurren con la mayoría de los pensamientos, sentimientos y personas. Estamos en un tiempo donde lo mediato es la tónica para marcar un límite entre la omisión de la memoria (mecanismos histórico) o el peligro que implica el recordarlo todo.

    ResponderEliminar
  16. Obviamente todos somos desechables...un dia te aman y al siguiente te estas buscando remplazante....

    Ademas, comomdato, mi memoria es selectiva....jiji


    Carinos
    x0x0x0
    LaRomane

    ResponderEliminar
  17. A veces dan ganas de tener un botoncito que diga "Reset" por ahí, no..?

    ResponderEliminar
  18. Jeje.. me gustó lo que escribiste.. me sentí bastante identificada en varios párrafos..
    Es verdad que deberíamos tener un botoncito que nos permitiera resetearnos de vez en cuando.. nos hace mucha falta..

    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Ñeña: Si un día tengo la inmensa alegría y fortuna de publicar, la voy a buscar por cielo mar y tierra para que me prologue.

    ResponderEliminar
  20. romané: suerte la suya. Mi memoria no es selectiva, por lo general. Es CACHURERA.

    ResponderEliminar
  21. Kein: tengo un botoncito pero cuando lo intento accionar hace cualquier cosa menos reset ¿seré solo yo???

    ResponderEliminar
  22. Mis Nuevos Aires: Cuando escribo, no solo me desatoro, también intento ver qué tanto comparto con los demás. ¡acabamos de compartir!!
    (yo también me identifico en muchas cosas que leo en tu blog)

    Y el famoso botoncito, puchas, qué lata que no funcione cuando uno quiere resetear.

    ResponderEliminar
  23. No, sita Fule... cacho que a varios no nos funciona, jajaja...

    Igual yo apliqué algo de "con esto me quedo, con esto no... a la basura..." Igual la basura anda dando bote por ahí pero no la inflo no más... Me hago la wna... No se si será óptimo, pero a mi al menos me conviene...

    ResponderEliminar
  24. Keincita, pa mi desgracia, en eso mi memoria y yo nos parecemos demasiado: ambas somos cachureras y aunque lo que guardemos esté poniéndose color verde asqueroso y casi se pueda peinar por los pelos, no nos decidimos a tirarlo a la basura.

    ResponderEliminar
  25. Quizás no sabes ordenar bien los recuerdos fulerita amiga....quizás lo que guardas con tanto esmero te sirva en algún momento de tu vida...o simplemente, quizás tu memoria sea tu mejor amiga....ojo con lo que se desecha...

    ResponderEliminar
  26. piso 7º: quedé un poco pilla, no lo voy a negar. ¿los recuerdos se ordenan? Yo soy naturalmente desordenada y, como ya dije, tanto mi memoria como yo somos cachureras. No andamos desechando, será porque somos rata en el zodiaco chino. Los guarenes guardamos todo, todo, todo.

    ResponderEliminar
  27. Pues es verdad, mi memoria es terrible de buena,jamás olvida nada que haya visto o escuchado (y quizás pensado, pero lo obviaré), y a veces quisiera también que fuera más frágil. Y bueno, ya estoy de vuelta, así que pasaré más seguido. Saluditos!

    ResponderEliminar
  28. puta ñeña me cai al frasco y cuando empiezo no paro cresta estiy ebria dejando comentarios por todos ladod,

    ResponderEliminar
  29. ángel: eso fue precisamente lo que no se comprendió de mi memoria:

    No es que no recuerde cosas, sino que recuerdo TODO y, entre tanto desorden, a veces hay cosas medio extraviadas.

    Y??? Cómo estamos para el coffee break del sábado???.

    Espero que traiga buenas nuevas de su viaje

    ResponderEliminar
  30. cheers, Ñeña aunque lo mío es cafecito no más y haaarto ketoprofeno.
    Veo que se está transformando en "mi bella genio"
    Espero, eso sí, que si la invocan, sea capaz de salir de la botella sin rebotar mucho

    ResponderEliminar
  31. Interesante post, muy interesante eh..

    Nos leemos..

    Luigi

    ResponderEliminar
  32. Luiggi. Me halaga que le haya interesado un post como éste, medio intrincado y un tanto delirante.
    En fin, voy a ir a curiosear a su blog, a ver qué sorpresas degusto por allá...

    ResponderEliminar
  33. oh, la mansa sorpresita!!!!
    Interesante blog, por lo demás. Muy ilustrativo.

    ResponderEliminar

¿y Boston?